La responsabilidad - Ho'oponopono

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Como hemos visto  la realidad es reflejo y creación de nuestros sistemas de creencias (Tú lo creíste-Tu lo creaste) y la manera en que la mente consciente desencadena el proceso de H’oponopono. 
Dijimos también que toda la realidad es nuestra creación, toda, sin excepción, incluyendo guerras, terrorismo, conflictos familiares, falta de trabajo, enfermedad, etc., etc. 
Sin embargo, para que el borrado sea exitoso es necesario no solo saber que soy el creador de la realidad, sino hacerme responsable de ella en un 100%. Cuanto más grande sea mi capacidad para asumir responsabilidad en el mayor porcentaje posible, mayor será el éxito obtenido.

Utilicemos por ejemplo, el caso de un medico, ante el se presenta una persona enferma solicitando tratamiento, al practicar Ho’oponpono sabemos que somos creadores de la realidad de enfermedad que posee el paciente. Conforme los principios de Ho’oponopono, la enfermedad del paciente, está en nuestra realidad y por ende, es una creación de nuestro sistema de creencias (nosotros realmente estamos convencidos que nuestro paciente es una persona enferma).

Sin embargo, también sabemos que esa creencia, no es solo nuestra, sino que también la sostiene por ej. la madre del paciente, los hijos del paciente, sus compañeros de trabajo. Todos ellos también están realmente convencidos que el paciente es una persona enferma. Por ende, esa realidad de enfermedad no es una creación solamente del medico, sino que está co-creada por un conjunto de personas que comparten ese sistema de creencia. A pesar que el sistema de creencia está co-creado por un conjunto de personas que lo sostienen, en Ho’oponopono se nos pide asumir nosotros (el medico en nuestro ejemplo) el 100% de la responsabilidad, sin discernir o discriminar quien es más responsable o cuantos responsables existen.

El éxito de la sanación en este caso, como en todos, dependerá del porcentaje de responsabilidad que la persona de nuestro ejemplo esté dispuesta a asumir. Si asume el 100% del sistema de creencia como propio, sin importar que otros participen, podrá sanar el 100%. Asumir el 100% de la responsabilidad es un acto de Amor. La basura que borramos es nuestra, no importa que también sea de otro, por Amor estamos dispuestos a asumirla como propia.

Superamos así la ilusión de separatividad que la vida en este plano nos ha hecho experimentar, para saber-sentir que todos somos Uno. El otro y yo, más allá del rol de “bueno” o “malo” que en el episodio nos toque jugar, poseemos creencias en común para sanar: por ello el otro es Uno conmigo. 
Por eso al practicar Ho’oponopono nos movemos de la consciencia de separatividad a la consciencia de Unicidad. Cuanto mayor sea nuestra capacidad de asumir el 100% de la responsabilidad, mayor será nuestra capacidad de sanar.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal