La Trinidad del Ser - Ho'oponopono

Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Trinidad del Ser

Los antiguos Hawaianos creían que tenemos tres estadios del Ser. Antes que la psicoterapia lo dijera los Hawaianos los identificaron de la siguiente manera:

Amakua
El Padre: El Yo Superior o Ser Superior.
(En psicología: súper conciencia)

Uhane
La Madre: El consiente.
(En psicología: El ego)

Unihipili
El Niño: El subconsciente - Niño Interior.
(En psicología: El Id -parte de la personalidad nuestros impulsos primitivos como sexo, ira y hambre) .

Nuestro Ser Superior, es nuestro aspecto Divino, Multidimensional. Este aspecto de nosotros es un Ser de Luz y está directamente conectado con la Fuente o con la Inteligencia Divina (y/o es una parte de la Divinidad). Conoce el mayor bien para nuestro ser encarnado y si lo permitimos guiará nuestro proceso de sanación y evolución.

La mente consciente es aquella con la que nos identificamos en este plano. Es nuestro intelecto. Ella es como el operador de la computadora. Maneja y procesa la información que va recibiendo de la mente subconsciente. Para funcionar, la mente consciente necesita de la información que está almacenada en la mente subconsciente. Con estos datos es que realiza las operaciones racionales. Es a la mente subconsciente donde va a buscar la información que necesita para poder operar.

La mente subconsciente es la que guarda todas las memorias, creencias, formas pensamiento que hemos ido grabando y almacenando en ella durante toda nuestra vida y en las llamadas “vidas pasadas”.
La mente subconsciente es como un niño, quiere ser feliz de manera inmediata y sin complicaciones. Pero las memorias dolorosas y negativas que hemos permitido se guarden en él le impiden serlo y por eso reacciona de manera desagradable para llamar nuestra atención.

Nosotros (mente consciente) hemos permitido que nuestro Niño Interior se ensucie de creencias, memorias y pensamientos dolorosos y des armónicos y a nosotros corresponde ahora limpiarlo.

Nuestro Niño Interior o Subconsciente es un espacio cuántico de vacío que ha sido cargado con información que nos produce enfermedad y dolor, pero puede ser vaciado y permitir a la Divinidad que lo llene con su Luz.
Mientras no limpiemos a nuestro Niño Interior seguiremos repitiendo en nuestra vida episodios, circunstancias que nos producen dolor, ya que es a partir del subconsciente que los atraemos.

Podemos –siguiendo el ejemplo de la computadora- identificar a la mente subconsciente con el disco rígido que almacena todos los programas y archivos a partir de los cuales el operador (mente consciente) puede trabajar.
El operador (mente consciente) solo puede ir al disco rígido a recoger la información y programas que necesita. No tiene otra fuente de información que aquella que el disco rígido le proporciona. Si esa información o programas ya no le reporta utilidad debe borrarlos y colocar otros en su lugar, para operar de manera satisfactoria. Eso es precisamente lo que hacemos cuando usamos Ho’oponopono.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal